Estos organismos merecen una mención especial cuando se habla del buceo en las Islas del Rosario ya que presentan un desarrollo muy importante, por la cantidad de especies, número de individuos y tamaño. Es por eso que los que hacemos buceo en este Parque Nacional Natural lo llamamos “el mar de las esponjas”.

Las esponjas son animales filtradores con poros a lo largo de lo que se podría considerar su cuerpo; al interior de las paredes de las esponjas, existe una serie de células ciliadas llamadas coanocitos que generan corrientes a través del tejido para ir capturando el alimento.

Estos organismos encuentran condiciones perfectas para su desarrollo en las Islas del Rosario, especialmente en el sur; gracias a la cercanía del continente y ayudados por las constantes corrientes que allí se presentan, reciben una gran cantidad nutrientes que les ha permitido desarrollarse de manera muy importante.

Las hay de todo tipo y forma sobresaliendo los enormes ejemplares de esponjas barril y oreja de elefante; las primeras pueden llegar a crecer más de 2 metros de altura y un diámetro de metro y medio; crecen hacia arriba de tal manera que los ejemplares más grandes se caen por su propio peso, pero esto no es impedimento para que sigan creciendo, simplemente, aprovechan su propia estructura y la utilizan como sustrato para reiniciar su crecimiento vertical. Las esponjas oreja de elefante de color anaranjado crecen en forma masiva, abriéndose como las orejas de un elefante (de ahí su nombre); estas ejemplares también pueden crecer mucho, alcanzando diámetros de más de tres metros.

 Muchas de estas esponjas sirven de hogar para muchas otras especies de peces e invertebrados; es común ver las estrellas quebradizas enredadas en las esponjas de crecimiento ramificado o sobre las paredes exteriores de las esponjas barril. También es el caso de algunas especies de  zoantideos que crecen en los poros de algunas esponjas ramificadas que crecen como cuerdas sueltas.

0
0 item
mi carrito
Empty Cart